Vino y salud, larga vida

vino salud

El vino y los efectos que produce sobre la salud, es un tema que está en constante estudio. En el pasado, esta bebida se utilizaba como medicación, como antiséptico para curar heridas, para favorecer digestiones, e incluso se planteaba como una buena opción a falta de agua potable.

Li Ching Yuen fue un herborista chino que, dicen, vivió más de 200 años, lo que lo convierte en el ser humano más viejo que haya existido. ¿Cuál habrá sido su secreto? ¿Beber vino? No lo sabemos. Lo que sí sabemos, porque está comprobado, es que -con moderación- el vino es totalmente recomendable para la salud, no sólo física, sino también psíquica, ya que, sobre todo luego de un día estresante, consumir una o dos copas de vino ayuda a relajarnos. ¿Qué decir de las endorfinas que nos hace liberar esta bebida si la consumimos en compañía de nuestro gran amor, nuestra familia o amigos?

Según estudios científicos, el ingrediente crucial, que se encuentra en vegetales y alimentos, particularmente en la uva del vino tinto, es el resveratrol. Pero los científicos no han logrado ponerse de acuerdo en cuáles son los mecanismos que producen esta protección en el organismo. El resveratrol, afirman los investigadores de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, prolonga la vida y la buena salud porque incrementa el abastecimiento de energía en la mitocondria, el “motor” de las células.

El hallazgo, dicen los profesionales, podrá conducir en el futuro a nuevos tratamientos potenciales para combatir los efectos del envejecimiento. Estudios pasados ya habían mostrado que el resveratrol -que es un compuesto polifenol- actúa como antioxidante evitando los daños que causan en el ADN unas moléculas llamadas radicales libres.

Te mostramos algunos de los beneficios que tiene el vino gracias a sus componentes:

  • Evita la aterosclerosis, protege contra las enfermedades coronarias y cerebrovasculares.
  • Tiene poder antioxidante, lo que ayuda con problemas de colesterol.
  • Mejora la circulación de la sangre al cerebro.
  • Ayuda a la digestión de proteínas, es por esto que se recomienda acompañarlo con carnes.
  • Controla las infecciones urinarias y baja el riesgo de la formación de cálculos renales.
  • Ayuda a la agilidad mental, además de prevenir la demencia.
  • Impide la formación de nuevas células de grasa y moviliza las ya existentes, como muestra un estudio científico del Instituyo Tecnológico de Massachusetts.
  • Según una publicación de Journal of Agricultural and Food Chemistry, también ayudaría a combatir las caries, la gingivitis y el dolor de garganta.

Después de conocer estos datos, que por supuesto son sólo una parte de los grandes estudios realizados a lo largo del tiempo, sin duda deberemos incorporar a nuestra dieta diaria, una o dos copas de esta exquisita bebida. Siempre con moderación. ¡Salud!

Fuente: BBC Mundo; guiteca.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*